.................................................................

.................................................................

miércoles, 31 de julio de 2013

Historia de Colombia: La civilización muisca


[Fue algo escuchado hace 12 años, en el 2.001, en la sección "Momentos estelares de la historia colombiana" del escritor, periodista e historiador Alfredo Iriarte Núñez (fallecido el siguiente año), que era parte del programa sabatino "Revista dominical HJCK" de la emisora radial, ya desaparecida, HJCK - El Mundo en Bogotá, que se especializaba en la música "de conservatorio" o "erudita" y que algunos llaman "clásica" (dándole el nombre de lo que es apenas uno de sus géneros ).  Luego de estas 8 partes sobre los muiscas, los indígenas que habitaban principalmente la Sabana de Bacatá (nombre del que deriva el de Bogotá) al llegar los invasores en 1.537, hubo 13 sobre la etapa de la Conquista, que serán el próximo asunto de éste archivo electrónico.  Hubo que agregar títulos porque no los había.

Actualmente viven en dicha sabana unos 50 mil descendientes de los muiscas, en las "localidades" de Suba y Bosa, dos de las 20 del Distrito Capital, que está encastrado en el departamento de Cundinamarca, nombre que significa "tierra de cóndores", ave que aparece en el escudo nacional, y en Chía, Cota y Sesquilé, que son tres de sus poblados aledaños. 

Los politicastros y sus matones, que tienen convertido el país en una república frutera (es por no seguir usando lo de "bananera", pero lo es tanto como el vecino del sur, Ecuador), repiten mucho que "no estamos en Dinamarca sino en Cundinamarca", queriendo decir que hay que poner los pies sobre la tierra y no fingir que somos Europa, porque no podemos aspirar a tanto, y lo combinan con lo de que "no nos rasguemos las vestiduras", que es como decir "no nos desesperemos porque aquí no pasó nada grave…todo bien…todo bajo control".

Del millón 338 mil indígenas que todavía hay en Colombia (población total del país: 47-49 millones), 40 por ciento, unos 550 mil, tiene problemas de escasez de alimentos y la ONIC, la Organización Nacional Indígena de Colombia (www.onic.org.co), ha tenido que recurrir a organismos internacionales para denunciar esto.  El propósito de los gobernantes es exterminarlos junto con la clase social del microcampesino, no ya apenas por odio cultural, racial y de clase sino ahora también porque los acreedores del país, que llaman "la banca multilateral", han dado la orden de acabar con el agricultor ineficiente, o "campesino inviable", con lo que se refieren al que no puede exportar para alimentar al Primer Mundo y traer divisas al Tercero que permitan pagar las deudas.  Son ya 5 millones y medio de "desplazados", según las últimas cifras de la ONU.  En realidad se ha visto que el minifundio es mucho más eficiente que el latifundio.  Es ese pequeño campesino quien alimenta al habitante de la ciudad.

Yo nací y me crié en la Costa Atlántica, antes la región de los temibles indios caribes, de cuya cultura nada quedó, pero luego quedé instalado en la Sabana antedicha, donde tal vez tenga que morir, si no se presenta un "milagro de provisión", como los llaman los "evangélicos", que me permita irme a morir a tierras más amables.  En la región a Colombia le dicen "el país estorbo".  Mientras tanto habrá que seguir informando acerca de lo que pasó y está pasando por acá, sin que me ilusione con que eso vaya a cambiar a todo un país.  Nada puede hacerse frente a un "karma" colectivo catastrófico.  En el siglo XIX fueron 14 guerras civiles, en la última de las cuales luchó mi abuelo materno, y la actual comenzó hace 65 años, con el Bogotazo, el 9 de abril de 1.948, luego de un asesinato, y desde entonces no ha habido ni un solo día de paz.  Lo del 9 de abril quedó mencionado en el relato verídico titulado "La buena vida en la Sabana" puesto aquí el 8 de diciembre del año pasado.]  





1ª. Parte



1.  MITOLOGÍA

a.  El mito de la creación

La creación del mundo según la mitología muisca es de una sobrecogedora belleza poética, y además presenta, así como [lo hacen] muchos otros episodios de la misma mitología, unas concomitancias impresionantes, a veces con la Biblia, a veces con la mitología griega, a veces con ambas, como lo veremos ahora.  [El siquiatra suizo Karl Gustav Jung habría dicho que es otra manifestación del supuesto "inconsciente colectivo" que concibió.]

En todo caso el hecho es que según la mitología muisca, según esas creencias acuciosamente recogidas por los cronistas de la Conquista, según esas creencias mitológicas, el Padre de los Dioses, Chiminigagua, llega a un momento en el que no quiere que siga imperando la ausencia de la vida, la ausencia del ser, el Reino de Tinieblas donde no hay tiempo ni hay espacio, y entonces de Su Omnipotente Voluntad Genitora surgen miles de aves, de aves negras --dice la mitología que aves negras--, posiblemente buitres, posiblemente cóndores, cóndores andinos.  [El único otro cóndor es el de California.]  En todo caso son unas aves que se esparcen por todo el espacio negro y por voluntad del Dios Creador, de Chiminigagua, empiezan a arrojar de sus picos torrentes de luz, torrentes de luz que se van entrecruzando y van formando en principio [se abusa de la expresión presuntuosa "en principio", queriendo impresionar con algo que se toma como elegante y erudito, y se la usa de manera poco clara, no se sabe si para significar "esencialmente", "sustancialmente", o que carajos] una inmensa retícula que se va haciendo más y más densa hasta que es la luz, la luz total, la luz del universo.

Chiminigagua queda satisfecho con Su Creación, las aves genitoras de la luz vuelven a confundirse con la esencia de la Divinidad y entonces, para que la luz se mantenga, para que la luz no se extinga, Chiminigagua le [sobra éste artículo  porque se refiere a algo que se menciona a continuación, en la misma frase, y basta con suprimirlo para entender que es así] da vida a una criatura maravillosa que es Xue.  Algunos dice "Xua" también, el Sol.  De ahí viene el topónimo "Suba" de la Sabana de Bogotá.  [Es el sector de la capital, Bogotá, en su noroccidente, mencionado en mi introducción.]  Xua es un ente maravilloso que lanza una luz que en principio es bienhechora --es la misma luz que ha salido de los picos de las aves que generaron en principio la luz [en estos otros dos casos parece estar diciendo "en un principio", o sea, "inicialmente"]--, pero el Dios Creador, Chiminigagua, encuentra que la luz permanente, Xua, o Xue, empieza a quemar la Tierra, empieza a calcinar la Tierra, y entonces él comprende la necesidad de darle [otra vez el artículo sobrante, pero ahora adosado como sufijo] a la Tierra un respiro, de darle una tregua, y entonces viene otra de Sus maravillosas creaciones, que es --Xua es un…advierto: es un dios masculino--, …viene la creación de un tierno y amoroso dios femenino que es Chía, Chía la Luna.  Entonces cada determinado tiempo Xue se oculta por el lado oriente [debe ser "poniente", claro, mientras la Tierra no se detenga y comience luego a girar en sentido opuesto al actual] de la sabana, de esta sabana, y aparece por el levante Chía, que da a la Tierra una luz suave, una luz bienhechora, una luz que suaviza los rigores, y el calor, digamos, excesivo, de Xua, o Xue.
 
 
Xue
 
Entonces éste equilibrio maravilloso que forman Xue y Chía, el Sol y la Luna, crea a la vez la armonía y el equilibrio en la Naturaleza, y en esa forma la creación inicial no se malogra y empieza a marchar de una manera armoniosa.  Todavía Chiminigagua no ha poblado el mundo de criaturas vivientes, que es otro episodio maravilloso que veremos en nuestra próxima emisión.

[Fray Pedro de Aguado, uno de los cronistas neogranadinos del período histórico que llaman "la Colonia", dice en una crónica que los indios llamaban "xua" a los invasores, queriendo significar que eran dioses, "hijos del sol", pero esto se debe a una confusión.  Consultando los diccionarios y las gramáticas de la época se ve que la palabra que usaban era "xue", o "aves de paso". 

Lamentablemente en eso se equivocaban, por lo menos a mediano plazo, porque no se sabe que pueda pasar a más largo plazo.  Casi pasó ese 9 de abril.  Es posible que se repita durante una guerra con Venezuela, cuyo petróleo le ha permitido armarse tal como lo ha tenido que hacer Israel.  Nada teme más la clase gobernante colombiana que el poderío bélico abrumador de su vecino, que aprovecha ese temor para provocar incidentes fronterizos impunemente, sabiendo que no existe el riesgo de ser retado y castigado.  

Se escuchó éste primer capítulo el 4 de marzo del 2.001, o sea, apenas dos meses después del comienzo del tercer milenio, porque su primer decenio va del 1º. de enero del 2.001 al 31 de diciembre del 2.010.  Todo el que siga confundido con eso que comience a contar partiendo del primer día del año 1 d.C. para que vea que el primer decenio terminó en el último día del año 10, no en el último del año 9, porque de lo contrario serían los primeros 9 años y nos quedaría faltando un año para completar el decenio (así como el último decenio del segundo milenio no terminó en el último día del año 1.999, sino en el último del 2.000, porque entonces serían los primeros 1.999 años y nos quedaría faltando uno para completar el milenio).  Si con eso no le basta para comprender entonces que siga contando hasta llegar a nuestros días.  No se entiende por que para muchos es imposible entender eso que es tan elemental.  Cuando se acercaba el año 2.000 los medios noticiosos se dedicaron a discutirlo como si se tratara de un dilema matemático profundo y no hacían sino enredar a la gente con eso.] 

  

 

2ª. Parte (11 de marzo)

(cont.)

 

El mundo, una vez creado por la Voluntad Omnipotente de Chiminigagua, Padre de los Dioses, estaba vacío, aunque por supuesto gracias a la conjunción de Xue, el Sol, y Chía, la Luna, había llegado a un equilibrio que lo hacía propicio para albergar la vida, la vida animada, la vida de las plantas, la vida de los animales.  Entonces en ese momento Chiminigagua juzgó que era oportuna la creación [del ser humano], que era oportuno dar vida a una especie que reinara sobre ese nuevo mundo.  Escogió para tal efecto la Laguna de Iguaque, paraje muy bello, que hasta el momento, como el resto del mundo, estaba solitario.  Solamente se veían [otro error frecuente: con sujeto indefinido debe conjugarse en la tercera persona del singular, así que había que decir "veía"] por encima de la laguna, se percibían […y aquí debe ser "percibía"], los densos vellones de niebla y nada más.  De pronto, por la voluntad del Padre de los Dioses, un día emergió de las aguas de la Laguna de Iguaque una mujer muy hermosa, una mujer muy bella, una mujer imponente, con los senos afuera, lo cual dio origen a su nombre, Bachué, que quiere decir en lengua chibcha "senos afuera", lo cual es un símbolo…en la religión muisca es un símbolo de fecundidad.  [Iriarte sabía que se llama "muisca" a la cultura, mientras que el idioma, y más precisamente, la "familia lingüística",  es el "chibcha", pero la mayoría de la gente confunde ambos términos y los usa indistintamente.]

Bachué emergió de las aguas de la Laguna de Iguaque con un niño pequeño entre brazos.  Salió de la laguna, siguió hasta la tierra y construyó una vivienda donde habitó hasta que el niño se convirtió en   adulto, se convirtió en hombre, momento en el cual eran los dos únicos habitantes de la Tierra.  Bachué lo tomó por esposo y empezó realmente el proceso de población del mundo.  [El hábito monstruoso del incesto no parece perturbar a los "fundamentalistas" de todas las religiones cuando interpretan literalmente las leyendas de la creación del ser humano, como la del Jardín del Edén.]  Bachué dio muestras, como era de esperarse, de una fecundidad extraordinaria, una fecundidad asombrosa, y empezó a tener partos de 6, de 8, de 10 criaturas.  La fecundidad parecía inextinguible, de modo que el mundo se fue poblando, y en la medida en que el mundo se poblaba con estos nuevos habitantes de la estirpe de Bachué ella les enseñaba las buenas costumbres [una de las cuales había dejado de lado para poder poblar la tierra], la fidelidad a las normas de la ética, la obediencia a Chiminigagua, Dios Supremo, es decir, a distinguir claramente entre el bien y el mal y a optar por el bien.  Entonces fue naturalmente, entre sus descendientes, adquiriendo fama, respetabilidad, reputación, hasta que pasado un tiempo incalculable, un tiempo muy largo, Bachué y su esposo empezaron a envejecer y llegó el momento en que dejaron de procrear, es decir, en que dejaron de procrear ellos para que siguieran haciéndolo sus descendientes.  En ese momento Bachué, la Madre de la especie, [y su esposo], ya ancianos, tomaron nuevamente el rumbo de la Laguna de Iguaque seguidos por una inmensa, una muy vasta legión de hombres y mujeres, es decir, de sus descendientes, que en la medida en que aumentaban y  crecían iban siendo testigos también de la creación, todo por obra de Chiminigagua, de la generación de muy variadas bestias para la tierra, peces para las aguas y aves para el cielo.

Ya llegados nuevamente a las orillas de la Laguna de Iguaque, y rodeados de su gente, Bachué, en nombre de los dos, tomó la palabra y se dirigió en un sermón muy conmovedor a todos sus descendientes para pedirles fidelidad a las normas de la buena conducta, de la moral, de la solidaridad, del amor al prójimo y del acatamiento [sic] a los designios de Chiminigagua.  Una vez que obtuvo de ellos la promesa de seguir fielmente sus dictados ella y su esposo se fueron sumergiendo lentamente en las aguas de la Laguna de Iguaque y desaparecieron.

Una vez llegados al fondo de la laguna, Bachué y su esposo se metamorfosearon en dos grandes serpientes que luego afloraron a la superficie de la laguna en medio del asombro y del pasmo y de la veneración de todos los testigos de éste prodigio, en lo cual vemos como se repite el tema y el mito de la serpiente, que es muy reiterativo en las diferentes, o en muchas de las culturas más avanzadas americanas prehispánicas.  Las dos serpientes fueron adoradas por los hombres, por los descendientes de Bachué, y…que la siguieron recordando con inmenso afecto y veneración, y la inmortalizaron con el nombre de Furachogue, que en la lengua muisca [mejor, "chibcha"] traduce "la buena mujer".

 

 

3ª. Parte (18 de marzo)

 

b.  Bachué el Civilizador

El pueblo muisca, es decir, los descendientes de Furachogue, la Buena Mujer, vivían tranquilamente en sus regiones de la sabana y alrededores, pero en un estado relativamente avanzado de primitivismo --estaba muy agudo el primitivismo--, entonces fue así como un día cualquiera vieron un inmenso resplandor por los cerros del oriente de la sabana [a los cuales está arrimada la ciudad actual, mientras que hacia el occidente se ve otros muy lejanos, incluyendo uno llamado El Tablazo, por su cima plana como una meseta, que durante muchos años, en los años 60, en la época de mi juventud, fue una presencia siniestra, luego de que un avión se estrellara contra él, pero hace ya mucho tiempo que se dejó de hablar de eso (también se ve montes al norte y al sur, o sea, a todo el rededor)] y envuelto en ese resplandor un hombre de aspecto bondadoso, de barba blanca, sonriente, amable y circundado por un hálito [seguramente quiso decir "halo" (nimbo, aureola)] de una luz muy brillante.  A éste hombre portentoso, maravilloso, los pobladores lo llamaron Bochica, que en lengua muisca, en lengua chibcha es "regio manto de luz".  [Es un personaje parecido al Quetzalcoatl, o Serpiente Emplumada, de los aztecas, de los que tienen a los aficionados al tema de los extraterrestres diciendo que son visitantes que llegan en sus naves espaciales a enseñar a gente a la que sacan de la barbarie.  ¿Quién puede negar que es posible eso que suena tan extravagante?  Es un tema recurrente en los mitos.]

Bochica se acercó a las gentes del altiplano, empezó a predicar, empezó a predicarles las buenas costumbres, la equidad, la ética en sus relaciones con los demás, la frugalidad, la abstinencia de todos los vicios, en fin, la vida arreglada y organizada, y era tal su poder de convicción y su elocuencia que las gentes se sintieron sinceramente convencidas y catequizadas por el mensaje de éste hombre inmensamente bueno que traía evidentemente un mensaje que iba a transformar la sociedad muisca.  Finalmente fue tal, tan grande el número de sus seguidores, que Bochica decidió instalar, digamos, su centro de predicación, en Cota.  Allí acudieron todos los fieles a escucharlo, pero no solamente la prédica de Bochica [se enredó hablando ahí porque lo que quiso decir fue que "la prédica no se limitó solamente a etc."] se limitó a afianzar ciertos principios morales en el espíritu de las gentes del altiplano sino que les dio lecciones prácticas sumamente útiles, la principal de las cuales fue enseñarles a tejer, enseñarles el hilado y el tejido para que aprendieran a hilar y a tejer sus mantas, las mantas con las cuales en lo sucesivo se cubrieron y se protegieron contra los fríos inclementes de la región.  [Los costeños llaman a Bogotá "La Nevera" (el aparato que se usa en las casas para refrigerar alimentos y que tiene otros nombres, según el país, como "heladera") porque no soportan el frío del altiplano (Bogotá está a 2.600 m.s.n.m.), pero en días de sol, sea cual sea la época del año, y si no hay viento, no sólo se estofa uno sino que además los rayos solares son mucho más intensos que en las tierras bajas y cálidas, y la piel clara pronto se quema, así que en Bogotá se está casi como en el sur de Chile, donde a la gente la tienen asustada los rayos ultravioleta que se cuelan por el agujero de la capa de ozono.]  Fue así como entonces, además de "Bochica", el Regio Manto de Luz, éste predicador milagroso recibió de todos los infinitos seguidores que hizo [mejor algún otro verbo, como "consiguió"] en su paso por la Sabana de Bacatá [el nombre que los invasores convirtieron en "Bogotá"] el nombre de Nemterequeteba, que en lengua chibcha quiere decir "maestro de tejedores", en memoria de las valiosas lecciones que les dejó en éste arte, en el arte del hilado y el tejido.

Finalmente, ya viendo que había cumplido su misión, Nemterequeteba volvió a los cerros de oriente y desapareció dejando la huella indeleble [frase de las más gastadas, junto con "dejar una huella (o "marca") imborrable"] de sus enseñanzas éticas y de sus enseñanzas para vivir mejor, para que las gentes tuvieran un nivel mejor de vida [suena mejor "un mejor etc."].

[En cambio la partida de la Serpiente Emplumada no fue tan plácida.  Quiso acabar con los sacrificios humanos, a lo que se negaron sus pupilos, y fue esa la razón que tuvo para irse muy molesto, pero dijo que regresaría.  Como era de fenotipo caucásico, al llegar los europeos creyeron que estos eran de la misma gente del benefactor, y fue un error fue fatal.  Al percatarse del error ya fue demasiado tarde.  Lo de Quetzalcoatl resultó ser una advertencia premonitoria de que si no abandonaban su brutalidad en las relaciones con los vecinos iban a ser destruidos por otro pueblo brutal.  Estaban rodeados de enemigos resentidos por sus incursiones cruentas frecuentes y sin cuya ayuda los invasores no habrían sido capaces de acabar con una ciudad que parecía invencible.  Eso queda claro al leer la crónica de Bernal Díaz del Castillo, uno de los soldados de Cortés, titulada Verdadera historia de los sucesos de la conquista de Nueva España.]

 

 

4ª. Parte (abril 1 [el 25 de marzo repitieron la tercera])

 

c.  El castigo del Diluvio

Dejamos en la emisión anterior a Bochica, cumplida su misión, desapareciendo por los cerros de oriente, por donde había aparecido.  Empezó el pueblo muisca a vivir en paz y en armonía de acuerdo con los sabios principios éticos que les enseñó el Maestro.  Empezaron a tejer sus mantas, a cubrirse, empezaron a establecer normas de convivencia, leyes, en fin, nació la civilización entre ellos gracias a Nemterequeteba, o Bochica, pero desgraciadamente vinieron las fuerzas del mal encarnadas en la pérfida Huitaca, una mujer de una belleza asombrosa, una belleza irresistible, mala, pérfida, insidiosa, que apareció de pronto entre ellos, los sedujo a todos, tenía el poder de la ubicuidad para ayuntarse con todos, para enseñarles la práctica de todos los vicios, de la fornicación, de la lascivia, de la sodomía, de la embriaguez [en nuestra época se sigue consumiendo la chicha muisca, que es una bebida de maíz fermentado muy nutritiva, y de ella se habla en mi relato incorporado aquí el 8 de diciembre del año pasado, titulado "La buena vida en la Sabana"], de manera que en muy corto tiempo todo ese mundo maravilloso que había construido, ese mundo ético que había construido Bochica, se vino al suelo aparatosamente ante los impulsos diabólicos de Huitaca, que en lengua chibcha quiere decir "el poder de la hembra".
 





Huitaca la Pervertidora
 
Entonces Chibchacum, que era el vicario, digamos, de Chiminigagua, el Dios de Dioses, para el gobierno de la Sabana y de su pueblo, ya exasperado por las iniquidades, los crímenes, los asesinatos, las rapiñas, de estas gentes depravadas ya por Huitaca, decidió castigarlos, y entonces envió --ojo a esto que es una concomitancia muy interesante con las mitologías hebrea y griega [y la mesopotámica]--, envió un diluvio despiadado que cayó sobre la sabana, no cesó de llover, pasaban los días y las noches y no cesaba de llover, la sabana se inundó, se convirtió en un lago terrible, inhóspito, entonces muchos se ahogaron, otros empezaron a trepar por las montañas para salvarse en las cumbres de morir ahogados por las aguas que subían continuamente, allí empezó a azotarlos naturalmente la hambruna, no había que comer, de modo que llegó un momento en que lo inminente era que el pueblo muisca desapareciera abatido por esta catástrofe que les enviaba Chibchacum.

En vista del rigor del castigo, Bochica --Nemterequeteba--, se apiadó de ellos y volvió a aparecer sin ser visto, se fue al extremo suroccidental de la Sabana, tocó las rocas con una vara y abrió una compuerta gigantesca por donde las aguas empezaron a verterse con el fin de que la Sabana pudiera secarse.  A éste chorro, a esta cascada, se la llamó "Tequendama", que en lengua chibcha quiere decir "el que se precipita hacia abajo".   […como los suicidas que se lanzan desde las rocas en la parte superior de la cascada, que desde hace algunos decenios ha sido usada con ese propósito con frecuencia, y que en mi infancia, en los años 50 y 60, era todavía hermosa, mientras que ahora quedó convertida en un chorrito lastimoso, y además con la espuma de detergente y la fetidez insoportable de un río, el Bogotá, que parece ser el más contaminado de todos, por la negligencia de la clase gobernante ladrona y asesina de siempre.]  En esa forma la Sabana se secó, las gentes volvieron a ocupar poco a poco las tierras, pero Chiminigagua, el Dios de Dioses, indignado por el rigor, la severidad, que él juzgó excesiva, por parte de Chibchacum con su pueblo, decidió entonces castigar a Chibchacum y le puso, lo condenó a cargar el mundo sobre sus hombros.  Fíjense ustedes: igual que Atlas, en la mitología griega.  Chibchacum lo aceptó, recibió el mundo sobre sus hombros, pero cada vez que se cansaba de un hombro y se pasaba el mundo al otro hombro entonces temblaba, naturalmente, se [aquí un verbo incomprensible que sonó como "ofrecían"] (…) unos movimientos de tierra terribles y esos eran los temblores que…esos eran la…esa era la causa de los temblores que de cuando en cuando aterrorizaban a los pobladores y movían sin piedad las tierras de la Sabana y aledaños.

Bien vale anotar como dato curioso, para que nos asombre más esta curiosísima afinidad con las…por ejemplo en éste caso con la mitología hebrea, que en el momento en que Bochica detiene el diluvio, cesan las lluvias y él aparece para abrir el Tequendama, hace su aparición en el horizonte el arco iris, igual que en la Biblia [donde queda como señal de la promesa de que nunca más habrá un diluvio universal], y caminando sobre el arco iris es como llega Bochica hasta el punto en que, con su vara mágica, abre el Salto del Tequendama.

[El relato mítico coincide con la historia geológica.  Hace milllones de años la Sabana era el fondo de un lago inmenso que se fue secando.  Eso explica que Bogotá se encuentre construida sobre terreno arcilloso y húmedo que se licúa y se convierte en una "sopa" en la que se hunden las edificaciones durante los sismos intensos.  En el primer piso de las casas se presentan problemas de humedad y el moho todo lo ataca.




He vivido en Bogotá durante casi medio siglo, desde que tenía 17 años de edad, pero me sorprendió escuchar el año pasado en un noticiero de televisión que "Bogotá se hunde poco a poco" y que hay "preocupación por hundimientos".  En algunos sitios el hundimiento es de 7 cm./año.  Es por la extracción de aguas subterráneas, como sucede también en Ciudad de Méjico, donde dicen que bastaría con dejar de extraerla para detener ese hundimiento, que obliga a hacer reparaciones frecuentes a las instalaciones del tren subteráneo.   Lo de esa otra ciudad ya lo sabía, desde hacía mucho tiempo, y parece que se relaciona con el hecho de que la versión azteca estaba construida sobre un lago, mientras que el lago que era la Sabana de Bogotá se secó hace ya miles de años…pero eso sigue dando problemas a los constructores.   

Hubo, por ejemplo, un problema catastrófico con las losas de las vías del sistema de transporte llamado Transmilenio, que Cemex, la empresa involucrada (coincidentemente, es mejicana), atribuye al subsuelo arcilloso de la sabana, y por eso se niega a reparar las losas, que se agrietaron.  Otros dicen que fue porque la empresa se inventó un nuevo material que llaman dizque "relleno fluido" y decidió usar a Bogotá como laboratorio.  
  


El país está sobre el Cinturón (o Anillo) de Fuego del Pacífico y por eso Bogotá está sometida a un "ciclo de ocurrencia de sismos" (como le dicen los geólogos).  Quien quiera saber algo más sobre esto y quedar más preocupado que antes podrá consultar el texto anexo, incluido al final de esta transcripción.  Es un poco desconcertante porque resulta ser tranquilizador y alarmante al mismo tiempo.


En los 44 años que he vivido en la capital he perdido la cuenta de los temblores que he podido percibir (unos diez), todos menos uno de intensidad leve, en los que lo único que sucede es que por unos segundos siente uno como que el sillón vibra (esto resulta ser muy agradable y divertido), se oye algún chirrido de los muebles de madera, las puertas se mueven un poco, como movidas por una brisa suave, y lo que cuelga queda meciéndose en el mismo sentido del temblor.

Los temblores que siente uno muy suavemente cerca del suelo pueden causar pánico en pisos altos de  los edificios, que se mecen de lado a lado como si fueran de caucho.

 Hace aproximadamente dos años pensé que mi edificio de apartamentos de seis pisos (vivo en el segundo) se iba a derrumbar y me iba a aplastar.  Esa vez no fue un movimiento rectilíneo de vaivén como todos los anteriores sino que todo parecía estar siendo revuelto en un movimiento circular o caótico.  Pensé en levantarme de la poltrona para ir a meterme debajo de un escritorio, como sugieren que se haga en esas emergencias, pero me dio pereza.  Oí a gente bajando afanosamente por las escaleras para salir a la calle.  Me sorprendió que nada, como las pilas de revistas y papelerío, o las chucherías puestas en los estantes, se cayera al suelo.  Aunque nadie me crea, no me moví de donde estaba, porque "al que le toca, aunque se quite, y al que no le toca, aunque se ponga" (dicho mejicano),  o dicho de otra manera, "nadie se muere en la víspera", etc.]        

     

 

5ª. Parte (abril 8)

 

2.  HISTORIA

a.  El sueño de Tisquesusa

Hay un episodio muy significativo porque es un pasaje en que se combinan bellamente un poco la historia y la mitología, o la mitología y la historia.  Entre las tradiciones muiscas aparece como uno de los episodios finales de la, digamos de la leyenda y la historia a la vez, el episodio del sueño de Tisquesusa.

Tisquesusa, el último de los grandes "zipas", de los grandes monarcas de la dinastía de los zipas de Bogotá, de la Sabana, se ha retirado por unos días a lo que se conoce hoy como el municipio de Tena, que era un lugar de descanso --llamémoslo en términos modernos: de "veraneo"--, que tenían los zipas para simplemente, como los contemporáneos de hoy, para descansar del frío y de la altura.  [Se le escucha una risita leve.]  Entonces el monarca, el zipa, se ha retirado a descansar unos días al refugio, su refugio de Tena, y allí tiene un  sueño que lo inquieta profundamente, y es que va a darse un baño, baño rutinario --los aborígenes precolombinos eran sumamente aseados: el desaseo lo trajeron los europeos, el desaseo corporal lo trajeron los europeos [heredado de la Edad Media, que fue una huída de la sensualidad de los "paganos", por la desconfianza del cristianismo ante los placeres terrenales, que veía en los baños una tendencia pecaminosa, lo que ha llevado a decir que "las edades de la fe son las edades del mugre"] --, entonces está el zipa dándose una larga ablución en un río cercano a Tena y de pronto ve con espanto que las aguas diáfanas, transparentes, del río se convierten en sangre, y todo el contorno de agua que lo rodea se convierte en sangre. 

Aterrorizado, el zipa sale, escapa de ese lago de sangre, y por supuesto despierta, y al día siguiente llama a Popón, un sacerdote muy respetado y muy querido por su sabiduría y por sus dotes como visionario y como adivino, y como profeta.  Popón escucha detenidamente al rey y le promete darle en poco tiempo --no inmediatamente--, una interpretación de su sueño.  Popón se retira a meditar y encuentra la interpretación sin mayores dificultades, rápidamente.  Para Popón esta conversión de las aguas en sangre es un presagio terrible […como lo fue el de Calpurnia, la esposa de Julio César, que en la noche anterior al asesinato del general en el Capitolio soñó que llovía sangre sobre el Capitolio, y le rogó que no fuera allá, pero él no quiso dar ninguna importancia a la advertencia].  Popón va mucho más lejos que el sueño y ve el advenimiento de unos hombres barbudos que no tardarán mucho en llegar en unas…encima de unas bestias cuadrúpedas que son hasta el momento totalmente desconocidas por los naturales.  No se sabe exactamente si son cuerpos independientes del de las bestias o son una sola criatura, como los centauros.  En todo caso lo que ve Popón con toda claridad es que esos hombres barbudos van a destruir la nación chibcha, la van a derrocar, van a derrocar al zipa, por supuesto, van a establecer su propio régimen, van a traer [a] sus dioses, que van a suplantar a Chiminigagua, naturalmente, el Dios Padre, va a reempla-…van a sustituir a Chiminigagua, a Chibchacum, a Nemterequeteba, en fin….

Entonces ocurre, según la tradición de los muiscas, que Popón se asusta con el presagio.  Lo ve tan claro que se asusta y teme comunicárselo a Tisquesusa.  No se lo comunica, se lo oculta y le da cualquier otra explicación del sueño para tranquilizarlo.  Tranquiliza al zipa y se retira.

Efectivamente Tisquesusa, como queda dicho, [12 años después, al digitar lo que había quedado transcrito hacía más de un decenio, topo aquí con lo que parece haber sido un descuido al transcribir, porque alguna frase falta] y al poco tiempo de la época en la que la tradición sitúa el sueño, el sueño del zipa, se produce la llegada de los españoles a éste altiplano por el lado --ya lo sabemos--, de Suba.  

 

 

6ª. Parte (abril 15)

 

b.  El grado de desarrollo social

La civilización muisca puede considerarse como una cultura, en cuanto a desarrollo y avance, que está a mitad de camino, digamos, que no…[en] el momento de la llegada de los españoles los muiscas estaban muy lejos, muy lejos, de ser una nación bárbara e incivilizada.  Tenían toda una organización y un nivel de cultura relativamente avanzado[s], como lo vamos a ver, o seguir viendo, en futuras emisiones, pero eran una nación y una cultura que a su vez estaba muy lejos, es decir, estaba muy por encima de las tribus salvajes, de los caribes [que eran caníbales y de cuyo nombre deriva el del mar en cuyas costas habitaban], por ejemplo, y de otras de los…de estos bárbaros indios flecheros que acosaron a los conquistadores en su travesía, como ya lo veremos, en su viaje por el [Río] Magdalena.   [ Es el más caudaloso del país, que es rico en "recursos hídricos" por estar en lo que los meteórologos llaman la "zona de confluencia intertropical", una faja de territorio ecuatorial a donde los vientos de ambos hemisferios, el norte y el sur, traen nubes y con ellas mucha humedad.  El departamento del Chocó, en la costa del Pacífico, es una de las regiones más lluviosas del planeta, superada apenas por una en la India.]  Estaban infinitamente por encima de ellos, pero también muy lejos de haber alcanzado el grado de civilización y de cultura a que llegaron los ya entonces extintos mayas, y a que llegaron los aztecas de Méjico y los incas del Perú, o sea, estaban en ese momento, por decirlo así, a mitad de camino.

Había algunos aspectos en que su desarrollo había sido importante, notable, como es --el que destacaría yo--, el aspecto de la organización política.  Ya veremos como éste era un pueblo que se --éste es un indicio fundamental de desarrollo cultural--, que se regía ya por…no por la arbitrariedad caótica de cada uno de los habitantes sino por leyes y códigos.  [¿Acaso hubo alguna vez sociedades en las que cada cual podía hacer lo que le provocara?  Eso no sucedía ni siquiera en la etapa que llaman "de la comunidad primitiva", donde se supone que no había clases sociales, ni sucede en las sociedades de los animales gregarios no humanos, en las que el orden jerárquico es aun más estricto que en ciertas sociedades humanas indulgentes y permisivas.  Con ese comentario absurdo manifiesta su condición de novelista y mero aficionado a la historia.  Nunca obtuvo un título universitario.  Se retiró luego de estudiar unos cuantos semestres de la carrera de derecho, algo parecido a lo que me sucedió a mí (tres de la de biología en 1.969-70), por lo que su caso me sirve de consuelo.] 

En cuanto a, por ejemplo, en cuanto a la arquitectura, estaban atrasados.  No habían llegado a esas monumentales construcciones de piedra que encontraron los españoles en Mesoamérica y en el Perú.  Los muiscas habitaban en bohíos de paja y de madera que eran muy funcionales y muy adecuados y muy bien construidos pero que eran una arquitectura modesta y rudimentaria si se compara con la arquitectura, por decir alguna cosa, de la gran ciudad de Tenochtitlán en Méjico.  Había, eso sí, numerosísimos bohíos en todo el altiplano, y de ahí vino el…la denominación que le dio…cuando vio el panorama tan sumamente denso, tan sumamente apretado --apretado de bohíos--, de éste tipo de casas, de habitaciones, la denominación que le [otra vez el artículo innecesario] dio Gonzalo Jiménez de Quesada al lugar, de "Valle de los Alcázares".  No eran tales "alcázares": eran simplemente construcciones de madera y…pero que impresionaron a los conquistadores, que venían de un largo y penoso contacto con gentes de un nivel de civilización sumamente, sumamente bajo, sumamente rudimentario.

A partir de futuras emisiones [vamos] a ver algunas muestras tanto de lo que…de los aspectos en que más se desarrolló el pueblo muisca, que…con la organización política y jurídica, digamos, a la cabeza, y también una breve ojeada histórica de lo que pasó entre los…de los principales acontecimientos históricos que se vivieron [más bien "vivió" (otro caso de sujeto indefinido)] en los 70 años, más o menos, anteriores a la Conquista, que fueron los que los cronistas alcanzaron a organizar con base en la tradición oral, porque los muiscas carecían de escritura.  






7ª. Parte (abril 22)

 

c.  La pugna entre el zipa y el zaque

La carencia de escritura de que hablamos…a que aludimos en el último programa, en la civilización muisca, es evidentemente, y no hay que…necesidad de insistir sobre esto, un…constituye un vacío terrible, naturalmente, en cualquier civilización, en cualquier cultura.  [Puede presentarse confusiones al usar ese par de términos y la etimología ayuda a evitarlas.  El primero deriva del latín, cives, o "ciudad", y se usa en los casos en los que hay grandes asentamientos, y el segundo del mismo idioma, de collere, "cultivar", y es más amplio.]  De ahí que, como también lo anotamos entonces, la parte histórica, la zona histórica que conocemos de los muiscas se…va del año treinta y…en sentido regresivo, del año '37, [en el ] que llegan los españoles al altiplano, hacia atrás, hasta, calculan los cronistas, más o menos 1.470.  En otras palabras los muiscas no llegaron a desarrollar, por ejemplo, el deslumbrante sistema de escritura que conocemos a través de los códices mejicanos, mayas, ¿no?  Lo que sabemos de ellos es absolutamente y exclusivamente tradición oral, recogida por los cronistas, y muy especialmente por Fray Pedro…varios: el cronista Zamora, el cronista Lucas Fernández de Piedrahita y sobre todo Fray Pedro Simón.

La "etnia muisca", llamémoslo así, estaba realmente dividida en dos monarquías, que ya mencionamos: el zipazgo de la Sabana de Bogotá y alrededores y el reino de los zaques, con sede en el territorio donde se levanta hoy en día la ciudad de Tunja [capital del departamento de Boyacá, uno de los más pobres del total de 32]. 

Hay un fenómeno curioso, que es que un pueblo que no opuso resistencia armada a la presencia de…invasión española en cambio sí…su historia, de la llegada de los españoles hacia atrás es una historia prolongada y persistente de guerras, de guerras en dos sentidos: de guerras entre los dos grandes monarcas, el zipa y el zaque, con diferentes inclinaciones de la balanza --unas veces a un lado y otras veces a otro--, guerras motivadas --sobre eso no podemos equivocarnos--, por motivos estrictamente económicos: los yacimientos de sal, de Zipaquirá, Nemocón y esos alrededores --eran una riqueza incomparable: ya vimos, pues, que realmente la sal llegó a ser la moneda de los muiscas en su intensa actividad comercial con los otros pueblos de la actual Colombia [aquí se confundió: no lo había mencionado] --, y las esmeraldas.

[Coincidentemente, también en el Perú estaban en guerra civil cuando se inició la invasión, y fue como si el destino les hubiera dicho: "No quisieron vivir en paz, entonces ahora ya no habrá más paz para ustedes."]

Los yacimientos esmeraldíferos estaban situados en tierras del zaque y la sal en tierras del zipa y ambos monarcas, o ambas monarquías --los diferentes monarcas--, codiciaron, pero así, con verdadera vehemencia, la conquista y la posesión de estos bienes incalculables que eran tanto la sal como las esmeraldas. 

[Las colombianas siguen siendo las más hermosas, sobre todo las del tipo llamado "gota de aceite".  En Zipaquirá hay toda una montaña de sal mineral, una mina de sal donde ahora hay una catedral subterránea de la que algunos dicen es la más grande del mundo, pero es un comentario de provincianos porque la abuela de todas, y parece que sólo son esas dos, está en Polonia y aparece en la lista de "patrimonios mundiales" de la UNESCO desde que comenzaron a hacer esa lista en 1.978.] 
 
 
 
 
 
 
Entradas a las Minas de Sal de Zipaquirá (arriba) y de Wieliczka y Catedral de Sal Subterránea de Wieliczka
 
 Las guerras fueron muy parejas.  Favorecieron un poco más --digamos, en términos generales, haciendo un balance--, un poco más a los zipas, sin olvidar la necesidad que tenemos de agregar a esto que tanto unos como otros no podían, no pudieron, descuidar la custodia de sus fronteras, es decir, de las fronteras del altiplano, contra las continuas acechanzas, y muy peligrosas, de tribus que aspiraron  siempre --no lo consiguieron--, a la conquista del reino muisca, es decir, las acechanzas y el peligro de invasiones por el…especialmente de los panches, de los sutagaos y de otras tribus con un nivel inferior de civilización y que estaban situadas, por decirlo así, en los contornos cálidos del altiplano poblado por los muiscas. 

 

 

8ª. Parte (abril 29)

 

e.  El Código de Nemequene

De lo que…gracias a esta extraordinaria labor de los cronistas --los cronistas y los religiosos, los misioneros, salvaron estas historias, estas tradiciones maravillosas, así como la estructura, la gramática de la lengua muisca [nuevamente, mejor decir "chibcha" en éste caso, por lo ya explicado], que la [sic] estudiaron muy a fondo, trabajaron sobre ella--, se sabe, como decíamos en la emisión anterior, de las guerras, y se sabe de su organización política, que era una organización relativamente avanzada, regida fundamentalmente por lo que se conoció por los españoles, a través de ellos, de los indígenas…conocieron como el Código de Nemequene.  [No hay error de transcripción aquí.  Aparece el pasaje tal como se lo escuchó: un poco enredado.]  Ese nombre se lo dieron los españoles al código pero el autor de estas leyes fue un gran legislador que tuvo el pueblo muisca, que fue Nemequene, que estableció leyes de justicia, de justicia civil, de justicia penal, algunas de las cuales hoy día pues parecen unas curiosidades, inclusive divertidas, ¿no?

Por ejemplo, el adulterio femenino era castigado con la pena capital --éste sábado es un ejemplo que quiero darles [otra vez el caso del artículo-sufijo que sobra] a los oyentes porque es muy divertido--, con la pena capital, pero con el fin de evitar que se cometieran […y otra vez éste otro error (caso del sujeto indefinido): debe ser "cometiera"] injusticias el Código de Nemequene apeló a un sistema, curiosamente, muy divulgado y muy practicado en los pueblos europeos, en los pueblos occidentales, especialmente durante la Edad Media, que fue el sistema de la "ordalía", o Juicio de Dios, que conocemos pues, en Europa, con pruebas tan terribles, tan bárbaras, como poner una mano al fuego y el que aguantara durante tanto tiempo pues era inocente del delito que se le imputaba…en fin, atrocidades como esa.  [En Europa había cuatro tipos de pruebas: la del fuego, la del hierro candente, la del duelo y la del sorteo.]  En el caso de las mujeres acusadas de, o sospechosas, de adulterio, la sospechosa, la reo, era sometida a triturar y a comer, a ingerir ají, ají en estado natural, estado puro, en cantidades terribles, cantidades que llegaban, pues, a incinerarle prácticamente las fauces, el esófago, todo, en fin.  Si la inculpada soportaba la prueba era inocente.  Así le hubiera puesto todos los cuernos del mundo al marido era declarada inocente y no había apelación contra la ordalía o Juicio de Dios.  En cambio si no soportaba la prueba, si se rendía, si no podía ingerir un miligramo más de ají crudo sufría el castigo, así hubiera sido inocente.

Eran leyes que, pues, pueden parecernos bárbaras pero por eso dejo la constancia de que, por una coincidencia sumamente extraña, sumamente curiosa, como las coincidencias mitológicas que vimos ya, por ejemplo, esta prueba terrible, que nos parece de una características de primitivismo y barbarie pavorosas, eran comunes, corrientes y de uso cotidiano en, o lo fueron durante…en la Europa medieval, fundamentalmente.

En próximas emisiones ya iremos acercándonos al contacto de estas dos civilizaciones por la llegada de los españoles en 1.537 al altiplano de Bogotá. 

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Éste es el anexo ya anunciado.  Está fundamentado exclusivamente en lo consignado durante un ciclo de conferencias al que asistí, titulado "Bogotá: amenaza sísmica", que fue organizado por la Sociedad Geográfica de Colombia y dictado en el 2.004 en el Planetario Distrital de Bogotá.  No era necesario complementar y confirmar porque los conferenciantes eran todos expertos --geólogos o ingenieros--, y los pocos comentarios propios que agregué son cosas que ya sabía o que consulté apresuradamente en los textos especializados.  Fueron estas cinco conferencias, todas en los "Martes del Planetario" (a todas las cuales fui, excepto a la última, sin que recuerde ya por que dejé de ir a esa, y pudo ser porque supuse que sería demasiado técnica y pesada):

            --  Ambiente sísmico de Bogotá (sept. 28)

            --  Historia sísmica de Bogotá (oct. 5)

            --  Fallas sismogénicas que podrán afectar a Bogotá (oct. 12)

            --  Vulnerabilidad sísmica de Bogotá (oct. 19)

            --  Ingeniería sismorresistente (oct. 26) 

Lamento no haber registrado sino un nombre y dos profesiones de quienes hablaron: el conferencista de la primera era ingeniero, el de la tercera fue Gabriel París Quevedo, geólogo de la Universidad Nacional de Colombia e hijo de alguien que fue presidente de la república.

 

  

 

 

Información general

  Son cuatro los tipos de ondas sísmicas: 1) ondas P u "ondas de compresión" o "compresionales", que tienen un movimiento horizontal como el de un acordeón, como sucede con las sonoras (pero luego el mismo conferenciante dijo que las ondas sísmicas en general son igual que las sonoras, pero en la tierra más bien que en el aire), 2) ondas S o "secundarias", las de cizaña, que tienen la mitad de la velocidad de las anteriores (ambas se disipan en calor y sonido), 3) ondas Love y 4) ondas Raleigh (ambas las cuales tienen 90 por ciento de la velocidad de las S).

  Los animales perciben las P, que son la primeras en llegar, antes que el ser humano.  El  ganado "se echa" (al suelo) 10 segundos antes para bajar su centro de gravedad.  [Mientras más elevado ese centro, más susceptible es un cuerpo cualquiera de caer de lado.  Los vehículos angostos, como algunos jeeps, lo tienen alto y por eso hay que tener cuidado con ellos al tomar una curva, porque la inercia hace que pierdan el equilibrio.] 

  La escala de Mercali de intensidad va de I a XII y se utiliza números romanos por convención [o sea, de común acuerdo, en una decisión arbitraria].  La de Richter representa la energía del sismo, su magnitud, la otra los daños.  La magnitud es un exponente y por eso aumenta desproporcionadamente de un nivel a otro en la escala.  Se la mide en profundidad, la intensidad en superficie. 

  Mientras más profundo el foco, menos destructivo el sismo.  El foco [o hipocentro] es el lugar directamente debajo del epicentro (que está en la superficie) y ahí se presenta una ruptura en el límite entre placas tectónicas [fragmentos de la corteza terrestre que flotan sobre el magma del manto].  En las grandes placas tectónicas hay unas pequeñas porque las primeras se fragmentan al moverse.  En las dorsales oceánicas [zanjas submarinas extensas] sale magma [roca fundida] y se forma nueva corteza [por lo que los continentes a lado y lado del océano se van alejando el uno del otro], en los otros bordes de las placas sucede lo contrario: hay subducción [una placa se desliza por debajo de otra y la corteza se oculta].    

  La "intensidad sísmica" es la medida de los daños en un punto, y puede recurrirse para esto a los que se presentan en los edificios (que son clasificados según los materiales y el tipo de construcción: 1) de mero bahareque, 2) con pegante (o sea, cemento) [mampostería, etc.] pero sin refuerzo y 3) con refuerzo): en orden ascendente de gravedad, 1) agrietamiento, 2) paredes que se abren, 3) caída de paredes, 4) caída de todas ellas y 5) colapso del edificio.  [Hubo agrietamiento de paredes durante el único temblor que me ha asustado un poco, ya descrito, pero no en mi edificio.]

  Hay "temblores premonitorios", que suceden antes del principal (los posteriores son la "réplicas").   

  La zonificación es la distribución de las zonas según el riesgo.

  Los tres tipos de rocas: 1) sedimentarias (formadas por la acumulación de sedimentos marinos), 2) ígneas (formadas por el magma que sale, y que pueden ser volcánicas, o sea del magma expulsado por volcanes, o del que sale por extrusión), y 3) metamórficas (se "cocinan" alrededor del magma)

  Todo (cuerpo) tiene un "período de vibración".

  El "efecto Caruso" es una alusión al hecho de que ese cantante podía romper copas de vidrio cuando su canto igualaba el período propio de una copa, y se presenta cuando un sismo destruye los edificios que tienen su mismo período (0,1 segundo por piso: los de 10 pisos tienen uno de un segundo, los de 20 uno de dos).  El período de un edificio es el intervalo de tiempo que demora una onda en recorrerlo.

  Las "fallas" (geológicas) no son huecos sino planos de ruptura (se habla de "planos de falla").  Las fallas "sismogénicas" o "activas" son aquellas que se pueden mover en un futuro produciendo sismos de gran poder y que los han producido ya con frecuencia.  Su radio de acción generalmente no es grande pero tienen una gran capacidad de destrucción.  [La falla más estudiada es la "falla de San Andrés", que marca el límite entre la placa del Pacífico y la de Norteamérica y recorre la costa de California.  Ahí la tensión se ha estado acumulando y eso significa que eventualmente tendrá que haber una sacudida intensa que podría destruir a San Francisco, ciudad que está situada sobre la falla.]

  Debe decirse "sismorresistente" porque no hay nada que sea "antisísmico".  Lo que se busca es que en un sismo leve no pase nada, que en uno intermedio los daños sean pocos y que en uno fuerte la estructura no colapse y que permita a la gente salir, sin que importen los daños.  Nada puede hacerse ante algo extraordinario.

 

El caso de Bogotá

  En toda Colombia hay aguas termales por ser ahí delgada la corteza terrestre.

  La sismicidad de Japón es el doble de la nuestra porque ese país está sobre una placa que avanza y choca contra una estacionaria, mientras que el caso de Bogotá es el opuesto, y en un choque entre algo en movimiento, como un carro, y algo inmóvil, como un muro, la peor parte la lleva lo primero.  En teoría Japón terminará debajo de China. 

[Los chinos dicen: "Los japoneses tienen una deuda de sangre con nosotros.  Nunca se disculparon por lo que hicieron durante la guerra."  Están, por ejemplo, la masacre de Nanquín y lo de la bomba de pulgas, arma infame descrita en la transcripción titulada "La bomba de la peste", incorporada aquí en junio.   Cuando los vecinos desaparezcan por debajo de ellos se habrá conseguido por fin la venganza…pero esto se va a demorar  mucho.  En Chile, otro país de sismos frecuentes, por estar también sobre el antedicho Anillo de Fuego, dicen que cuando tiembla en Japón tiembla en Chile.  Japón está en el lado opuesto del Anillo y lo único que separa a ambos países es el Pacífico, una mera laguna en términos geológicos.]

  Un mapa de intensidad es uno con curvas que unen puntos de igual intensidad [algo como las curvas de nivel, que unen puntos de la misma altitud en los mapas topográficos].  En Colombia las líneas de intensidad (de dichos mapas) corren a lo largo de los valles (entre las tres cordilleras, que recorren el país en el sentido norte-sur), que coinciden con la dirección de las fallas geológicas.  Las tres cordilleras se formaron durante sendas sacudidas o compresiones laterales, como de un acordeón.

  La Sabana de Bogotá fue un lago que comenzó a formarse hace 4-5 millones de años  y por eso tiene una capa gruesa de depósitos blandos que es como una "sopa" o "natilla" (o sea gelatina), la columna [estratigráfica] del Cuaternario más gruesa del mundo (700 mt. en Funza).  En ese suelo "blandito" todo se "asienta" (se rompe, se agrieta).  Todo el primer metro es ceniza volcánica y por eso es tan fértil, luego hay una capa delgada de arcilla negra "expansiva" que causa el asentamiento.

  La ciudad tiene, no sólo una historia sísmica, sino también una cultura sísmica olvidada, con:

                 hechos históricos: luego del sismo del 12 de julio de 1.785 (intensidad VIII, epicentro en Chingaza) se publicó, en tres "entregas", un periódico (creo que el primero que hubo en el Nuevo Reino de Granada) llamado Aviso del Terremoto

                 leyendas: la de Bochica y Chibchacum

                 predicciones: …siendo la más famosa la que se atribuye al Obispo Margallo [del que se decía que tenía atributos sobrenaturales], que luego de un duelo a muerte (creo que en una capilla) predijo que algo terrible pasaría y se presentó un sismo el 16 de noviembre de 1.827 (intensidad VIII, epicentro en Timaná), pero la estrofa tan conocida…
El 31 de agosto
De un año que no diré
Sucesivos terremotos
Destruirán a Santa Fe.
…se publicó después del 31 de agosto de 1.917, con lo que pierde toda validez

                 hallazgos: se descubrió un documento del archivo histórico de la ciudad que describía un sismo de 1.644 (intensidad VI, epicentro en Chipaque), evento que era totalmente desconocido

  Durante un sismo hay una amplificación topográfica en las cimas porque ahí se encuentran dos frentes de onda y se amplifican mutuamente (se refuerzan).  Por eso los sismos siempre destruyen los santuarios de Monserrate y Guadalupe.  [Son iglesias en la cima de sendos cerros adyacentes, de aquellos a los que la ciudad se encuentra arrimada.  No siempre los destruyen: del primero se dice que "resistió milagrosamente el terremoto de 1.917", y todavía más: que "entre 1.743 y 1.917 (…) sobrevivió incólume a cuatro terremotos".  Entonces, ¿a quién creer?  Se lo escucha en un informe histórico corto sobre el de Monserrate, de una serie de ellos sobre la ciudad que andan pasando con mucha frecuencia, durante las pausas. en el Canal Capital, el canal de televisión regional de la capital.]  También hay amplificación en los contornos de la sabana, al pie de los cerros, porque ahí la onda golpea un borde de suelo duro y rebota [pero el conferenciante dijo también que lo grave es estar sobre la "sopa", o sea que no hay donde esconderse --no hay salvación ni dentro de la iglesia--, porque después de mencionarse los cerros, los contornos sabaneros y la sopa, ¿qué más queda por mencionar?  Las cuevas, pero no se las ve en la Sabana.].

  Movimiento de la falla de Usme (otro poblado adyacente a la capital, creo que de los ya incorporados a su "casco urbano"), que termina en el Páramo de Sumapaz, y comienza en Bogotá, o en las afueras, creo que al sur: de 1 a 5 milímetros al año.  [Compárese esto con la tasa de crecimiento de nuestras uñas: un promedio de 4 en un mes.]

  La falla de Ibagué [capital del departamento de Tolima] es muy peligrosa para Bogotá.  Hay una falla larga que va de Santa Marta [puerto en el Caribe y capital del departamento de Magdalena] a Bucaramanga [capital del de Santander, cercano a Venezuela, cuya gloria son las "hormigas santandereanas" que los indios guanes, ya desaparecidos, nos enseñaron a consumir, y a las que les falta poco para costar su peso en oro, como el caviar, y con toda razón, porque son cada vez más escasas, y exquisitas: tienen un sabor intenso a cosa ahumada…pero un aroma tan penetrante a amoníaco, tal vez por el ácido fórmico, que golpea las mucosas nasales como el gas lacrimógeno]. 

[Barranquilla, otro puerto del Caribe, donde nací y me crié, queda apenas a 95 km. de Sta. Marta, pero ahí jamás tiembla, y si ha sucedido en otros lugares de nuestra región llamada "Costa Atlántica" no me he enterado.]  

  En Bogotá nunca (o sea, desde que se lleva registros científicos con aparatos) se ha registrado un sismo fuerte (los "fuertes" son los de intensidad superior a VIII), pero se está acumulando energía en alguna parte.  [Se acumula porque las placas se empujan unas a otras sin poder avanzar, hasta que la presión acumulada se hace tan intensa que por fin se deslizan, y es en ese momento cuando se presenta el sismo.  El procedimiento se repite indefinidamente: luego de que el sismo libera la energía almacenada comienza a acumularse lentamente otra vez, hasta el próximo episodio.]

  Intensidad máxima de los sismos en Bogotá: VIII (los de 1.785, 1.827 y 1.917)

  En 500 años ha habido (esos) tres de intensidad VIII y unos cuatro de intensidad VII, y hay un período de más de dos siglos sin sismos de intensidad VIII (a partir de 1.500 aproximadamente), o sea, hay una aparente distribución caótica, un patrón de sismicidad irregular, muy curioso, con un período de "silencio sísmico" que ya lleva casi 100 años [desde el de 1.917, y es ese silencio siniestro lo que hace decir que "se está acumulando energía en alguna parte", como en California, donde andan esperando the Big One, que piensan se puede presentar en cualquier momento].  Esa distribución desigual [en el tiempo, claro, o sea, cronológica] la explica el hecho de que cada zona envía sismos a Bogotá con una frecuencia diferente: se trata de "fuentes sismogénicas" con frecuencias diferentes.  (En la zona cafetera la frecuencia es más regular y por eso se sabía, antes del último gran sismo ahí [creo que esto se refiere al que en 1.983 dejó muy maltrecha a Popayán, la Ciudad Blanca, capital del departamento del Cauca, famosa por sus celebraciones de Semana Santa, y donde se dijo que fue un castigo porque sus habitantes habían cambiado de hábitos y ya no respetaban las tradiciones religiosas como antes], que pronto podía presentarse uno.)  Por eso no es posible contestar la gran pregunta: ¿cuál es la frecuencia de los sismos en Bogotá, o sea, cuándo será el próximo?  Ha habido entre 10 y 20 de VIII en los últimos 10 a 20 mil años.  Lo que sí podemos decir es que va a llegar uno de VIII, porque los ha habido.  [Aquí también hay una incongruencia con algo que leí o escuché hace ya varios años: que el intervalo de tiempo promedio entre sismos intensos en Bogotá es de 90 años, así que hay que andar preocupado porque…]

  el de 1.917 fue "el último sismo destructor en Bogotá", y por primera vez se observó que los daños no fueron iguales en toda la ciudad.  Se sintió en todo el país.  [Entonces ya transcurrió un intervalo promedio, que terminó hace ya seis años.  Debió de ser ese del que me habló una tía política, viuda de un tío materno, que me contó que su madre o una abuela le contaba como tuvieron que permanecer afuera en las calles durante varios días, por temor a que las réplicas tumbaran las casas.]

  El del 16 de noviembre de 1.927 fue el más grave que haya ocurrido en toda la historia de Colombia, aunque no el más intenso.  El epicentro fue en el departamento del Huila y la intensidad fue de X.  Hubo  destrucción de todas las construcciones en la "zona epicentral".

  El del 31 de enero de 1.906, que aparece en los catálogos internacionales entre los 10 que más energía han liberado, tuvo su epicentro a 200 quilómetros de la costa pacífica [mar adentro, no tierra  adentro, entonces esto fue más bien un maremoto], hacia el occidente de Tumaco (puerto en dicha costa, claro), donde fue de intensidad X (V en Bogotá) y magnitud 8,5 (un poco más, para ser precisos).

  A Bogotá llegan sismos lejanos y cercanos, unos de 300-320 km., otros de 50, otros de muy cerca, prácticamente de dentro de la ciudad.

  El sismo lejano afecta mucho más a los edificios altos, los cercanos a los muy bajos.  Todavía no han sido puestos a prueba los altos porque desde que se comenzó a construirlos no ha habido lejanos.

  Una particularidad grave es esta: que en Bogotá han sucedido sismos "superficiales y cercanos" (como el de Kobe, prácticamente debajo de la ciudad y el peor en toda la historia de Japón [con 6.433 muertos según un noticiero de televisión del 27/10/04, cifra que dieron muy oportunamente, al día siguiente del de la última de las conferencias, a propósito de una noticia sobre una racha de sismos que se venía presentando en Japón]), los más graves, absolutamente destructores en una pequeña zona.  Hubo unos de éste tipo [estamos hablando de Bogotá] en 1.814, 1.826 (en junio, y uno de los peores) y 1.966 (con epicentro en Usme, a 5 km. de profundidad).

  El de 1.616 que destruyó Cajicá [pueblo de la Sabana de Bogotá] fue también de ese tipo, y lo sabemos porque no se lo sintió en Bogotá: los superficiales y cercanos se atenúan muy rápidamente.  

  Particularidades de la historia sísmica de Bogotá:

                 es afectada por sismos lejanos y cercanos,

                 hay sismicidad superficial cercana a Bogotá,

                 hay "efectos locales" y

                 hay recurrencia.

  Conclusiones:

1.  Para sismos lejanos (como los de 1.827, 1.906 o más graves): hay mayor vulnerabilidad por mayor número de edificios altos (o sea, uno como esos sería ahora mucho más destructivo, pero en esto interviene la calidad de la construcción)

2.  Para sismos cercanos (tipo 1.826): catástrofe

3.  Recurrencias: posibles efectos acumulados porque en una región con largos períodos de silencio sísmico hay acumulación de efectos en dos sismos sucesivos y esto es muy grave

4.  Desconocimiento del riesgo sísmico por parte de la población (por no ser población local) [parece que ahora la proveniente de provincia supera a la de lugareños, que llaman "rolos"]

5.  Rechazo: se asegura que tiembla en Popayán, en Manizales, pero no en Bogotá y por lo tanto no hay ningún peligro, creencia que se debe al período prolongado de silencio sísmico de casi un siglo    

 

ACTUALIZACIÓN (7/IX/13)

 El 30 de agosto, o sea, hace pocos días, oí decir a alguien en la televisión que fueron 17 nuestras guerras civiles en el siglo XIX.  En esta transcripción había dicho que 14, cifra vista o escuchada hace meses.  ¿Quién se equivocó? 
La última del siglo XX, la de los Mil Días, fue también la primera del siglo XX, porque terminó luego del cambio de siglo.  Puede que esté bien insistir en lo de que la actual tiene 65 años y comenzó en 1.948 con el asesinato de Gaitán, no dizque en 1.964 con la creación de las FARC, como alega la versión oficial.  Esa guerrilla no es otra cosa que la misma guerrilla liberal que se formó luego de dicho asesinato y que 16 años después se convirtió al marxismo, viendo que hacía mucho tiempo que el problema había dejado de ser la hostilidad entre los dos partidos tradicionales.  No ha habido paz desde el Bogotazo.  En realidad la violencia actual se inició aun más atrás en el tiempo, en 1.946, con la II República Conservadora, que "buscaba consolidar sus mayorías nacionales con medios coercitivos" recurriendo a la Policía y las gobernaciones, como se oyó decir a un profesor de la Universidad Nacional de Colombia en la emisora de su universidad hace poco.  "Tirofijo" era de un pueblo mayormente conservador en el que le dijeron que si no se iba lo mataban, y se unió a la guerrilla liberal que en el '64 se convirtió al comunismo por el Operativo Marquetalia, y simultáneamente se formó el ELN con la primera marcha guerrillera.
    

      

                    

 

   

 

 

 


 

 

 

            

 

                    

 

 

 

 

 



 



 




No hay comentarios:

Publicar un comentario