.................................................................

.................................................................

martes, 30 de diciembre de 2014

El acordeón

Es el segundo informe de una serie de más de veinte sobre temas de música de la revista "MD en español", ya desaparecida, que se incluirá aquí (éste, titulado "Fuelle melódico", de su número de enero de 1.967).  Ver detalles sobre la fuente en la introducción al primer informe, que es sobre el violín









Se ha perdido la memoria desde que el Emperador Kait-tien-chi, que reinaba en tiempo de los espíritus (1), inventó un instrumento que al pasar el aire a través de un sistema de tubos producía sonidos celestiales.

Así reza la leyenda y tal instrumento pudo haber sido el cheng, especie de calabaza con tubos de bambú y una boquilla construida en forma de fénix, al que se consideraba emperador de las aves y que presidía el cuadrante meridional del cielo, simbolizando el sol y el calor.

Orígenes

El cheng es antepasado directo de numerosos instrumentos de lengüeta libre, entre los que está el acordeón.  Cada tubo tenía una laminilla de cobre o de oro, adherida con cera, cuya vibración producía el sonido.  La boquilla curva se insertaba en el centro de la calabaza.  Se dice que algunos misioneros jesuitas trajeron un cheng a Europa, pero no hay pruebas de que produjera impresión alguna en la sociedad renacentista, que ya estaba suficientemente abastecida de instrumentos musicales. 

Se cree que Asia contribuyó con otro instrumento a los de la familia de lengüeta libre: un curioso artilugio en forma de lira que se sostenía con los dientes mientras se pulsaba la lengüeta metálica con los dedos.  La leyenda atribuye su invención a Jubal, bíblico hijo de Lamec, primer artífice del bronce y el hierro, siendo posiblemente éste el origen del nombre "arpa de judío" con que se le conoce en Norteamérica.  [1].

Antecesor más directo del acordeón fue el regal, introducido en Europa en el siglo XV.  Era como un pequeño órgano (2) portátil, sin tubos, basado en la percusión de unas lengüetas.  Producía notas fuertes y roncas, desagradables de cerca, pero que podía hacer buen papel como acompañamiento de un coro de trombones.  Cuando llevaron a María Tudor a coronarse en Westminster en 1553, a bordo de la falúa real la agasajaba un acompañamiento de músicos tocando regales.

El principio de producir música mediante vibraciones libres también fue desarrollado por Benjamin Franklin en el siglo XVII, con un aparato que motejó harmonica, que no debe confundirse con el actual organillo de boca (3).  La máquina consistía en cierto número de discos de cristal de distinto diámetro y espesor, montados sobre un eje movido con un pedal.  A los cantos de los cristales se los humedecía en un recipiente de agua y las notas eran producidas frotando con los dedos los bordes húmedos.

El siglo XIX se inauguró con una verdadera invasión de instrumentos de lengüeta libre, empezando en 1800 con el aeolodicon de Eschenbach, que se valía de un fuelle para hacer vibrar unas lengüetas metálicas.  Diez años después el francés Gabriel-Joseph Grenié (1756-1837) introdujo lo que llamó su orgue-expressif (órgano expresivo) [2], que empleaba lengüetas metálicas libres.  Fue precursor tanto del acordeón como del armonio, que apareció en 1842. [3]

Nacimiento

Como ocurre con muchos instrumentos musicales, el nacimiento del acordeón va acompañado de declaraciones de paternidad contradictorias, lo que plantea un interesante acertijo a los historiadores de la música.

El año del incierto nacimiento puede haber sido 1822 o 1829, según que se dé preferencia a las orillas del Spree o a las del Danubio como cuna.  En 1822 Friedrich Buschmann, de Berlín, inventó un instrumento llamado handaoline a base de lengüetas libres, fuelle y teclado, todos ellos característicos del acordeón.  Se acepta generalmente que en 1829 cierto Kyril Damian, de Viena, patentó un accordion, pero tal patente nunca ha sido hallada ya que el registro de estas empezó en Viena desde 1866.

El instrumento de Damian era la handolina (4) de Buschmann perfeccionada, a la que añadía cuatro botones graves, cada uno de los cuales actuaba sobre dos lengüetas que abarcaban una octava (5) de la escala diatónica.  También se podía acompañar cada una de las notas con una armonía tónica o dominante.  Éste primer modelo (6) era un acordeón de semitonos (diatónico) en el que al entrar el aire se producía una nota, y al salir, otra.

Charles Wheatstone, inventor y profesor de física en el King's College de Londres, entró en el embrollado palenque de la paternidad del acordeón al patentar en 1829 un pequeño instrumento de 24 teclas de marfil, lengüetas libres de plata y un pequeño fuelle.  Lo llamó concertina y tuvo un éxito inmediato. [4]    

Desarrollo   

Al convertirse el acordeón en instrumento popular se desarrolló varios tipos distintos.  Estaban el tipo alemán (llamado también melodeon), que contaba con cuatro registros, dos teclados de graves y diez de agudos, y el tipo italiano primitivo, que tuvo hasta 21 teclas de agudos y ocho de graves pero no tenía registros, y partiendo de estos instrumentos se desarrolló el acordeón cromático, con tres filas de botones agudos [5], que todavía hoy se usa en Europa.

Francia fue el primer centro importante de manufactura de acordeones, y en el decenio de 1840 miles de obreros se dedicaban a satisfacer la creciente demanda del nuevo instrumento.  En 1837, en un anuncio de Le Menestrel, se ofrecía acordeones a precios que oscilaban entre 12 y 100 francos [6].

A pesar de los problemas políticos y sociales de 1830 y 1848 (7) Francia se mantuvo a la cabeza de la manufactura de acordeones hasta que Italia entró en escena y en pocos años se convirtió en la primera productora de acordeones del mundo.

Se cuenta que en la primavera de 1863 un peregrino que regresaba a casa después de asistir al famoso santuario de la Virgen de Loreto se hospedó en casa de un campesino del pueblo de Castelfidardo que era un joven aficionado a la música al que intrigó mucho el curioso artilugio que colgaba junto al zurrón del peregrino.  Lo examinó durante la noche, lo compró al huésped, lo desmontó, lo volvió a armar y sin pensarlo más decidió construir aquel maravilloso instrumento.  Se llamaba Paolo Soprani.  Él y sus descendientes hicieron de Castelfidardo el centro de producción de acordeones en Italia.

Aunque Alemania puede reclamar el honor de ser cuna del acordeón, ese país quedó a la zaga en el desarrollo del instrumento, pero cuando después de la guerra de 1870 muchas de las industrias francesas fueron desmanteladas los fabricantes alemanes invadieron el mercado europeo con instrumentos toscos y baratos.

El resultado fue que el acordeón, que hasta entonces había sido el capricho de la burguesía, pasó a manos de las clases obreras y alcanzó nueva popularidad.  Los primeros en apoyar el instrumento en su pecho fueron los mineros de los campos carboníferos francobelgas del norte, después de lo cual el acordeón regresó a París para introducirse en los cafés de los barrios obreros, en toda cuanta feria se celebraba y en todos los hogares campesinos del país.

Desde cerca de 1895 hasta después de la Primera Guerra Mundial (8) Bélgica se vio inundada de acordeones.  Hubo un momento en que se calculó que cada familia del país tenía por lo menos uno.  Los domingos por la mañana los cafés se llenaban de gente para ver competir a los acordeonistas rivales.

En Inglaterra el favor del público se inclinó por la concertina de Wheatstone, el pequeño y manejable instrumento de voz delicadamente modulada.  Durante muchos años fue el predilecto de la clase alta.  Lord Balfour, el estadista, gran autoridad en música de Händel, era entusiasta de la concertina y tocaba con ardor las obras de Molique y Regondi, compuestas especialmente para éste instrumento.

Los acordeones llegaron a Norteamérica de la mano de los inmigrantes, sobre todo italianos.  Previamente los baratos instrumentos alemanes habían acompañado ya a las caravanas que se dirigían al Far West, y aún se los ve en los grabados de aquella época.

Hay testimonios de que cierto Abraham Prescott, de Concord, New Hampshire, se anunciaba como fabricante de melodians en 1835, pero la manufactura norteamericana de acordeones no pudo competir nunca con con los alemanes o italianos.

El instrumento

Actualmente la forma más popular de acordeón es el "acordeón piano", en el que las teclas de agudos son como las del piano.

Al pulsar una tecla, el aire producido por el fuelle incide sobre una lengüeta determinada y produce una nota.  La acción de las teclas es similar a la de las del órgano (9) y responde a la menor presión.  A diferencia del piano, el peso del dedo no altera la nota producida (10).

Los instrumentos actuales tienen cuatro juegos de lengüetas.  Los graves suenan una octava (11) más baja que la nota escrita y producen un sonido pleno y opulento, la sección de lengüetas intermedias suena como la nota escrita, con timbre dulce, el tercer juego también suena como la nota escrita pero su timbre es ligeramente agudo, para dar brillo al sonido (también se la llama " lengüeta de trémolo"), y el cuarto juego es el llamado "de lengüetas de piccolo u ottavino" y suena una octava más alto que lo escrito, con timbre aflautado.  Los registros que hay encima del teclado permiten emplear estos juegos de lengüetas por separado o formando combinaciones. [7]

El acordeón, lo mismo que la guitarra, ha caído bajo el imperio de la electrónica.  El sonido recogido por un micrófono pasa por un amplificador en el que ciertas posiciones fijas de tono reproducen las notas de las distintas lengüetas y sus combinaciones.

El precio de los acordeones modernos está comprendido entre los 300 y los 2.000 dólares (12).  El instrumento más caro es el construido ex profeso para el Papa Pío XII.  Tenía seis juegos de  lengüetas de graves y agudos con 33 combinaciones tonales y fue valorado en 5.000 dólares.

Repertorio

Está muy extendida la idea de que el acordeón es un instrumento esencialmente folclórico, apropiado solamente para música popular o jazz.  Durante muchos años se consideró risible la idea de que el acordeón pudiera emplearse como instrumento orquestal.

El primero en incluirlo en una orquesta sinfónica fue Tchaikovsky, que lo usó en su Suite No. 2 en Do mayor, compuesta en 1883.  Otros compositores lo han usado ocasionalmente para producir un efecto de "música popular".  Alban Berg lo utilizó a lo largo del segundo acto de su ópera Wozzeck.  El primer compositor notable que escribió una partitura especial para acordeón fue Ascari (13), en el Concierto en Re menor.

Incapaces de romper el hermético círculo de los instrumentos orquestales, los acordeonistas de Europa y América han formado sus propios conjuntos.  Uno de los más famosos, el Frontalini, emplea acordeones que imitan el sonido de otros instrumentos.  Por medio de diversas lengüetas se imita flautas, violoncellos, trompas.  Esta orquesta acompañó en una ocasión al tenor Beniamino Gigli, que luego dijo: "Reproduce magnificamente todas las cualidades de la orquesta sinfónica."

Ejecutantes

Pietro Deiro, natural de Salto, Italia, nacido en 1888, está reconocido como "el padre del acordeón".  Estudió el instrumento en Alemania y con él ganó dinero suficiente para reunirse con un tío suyo que vivía en Cle Elum, ciudad minera de carbón en el centro del estado de Washington.

Después de perfeccionarse en Seattle (14) se presentó en los escenarios de San Francisco, iniciando así una carrera que lo convirtió en el acordeonista mejor pagado del mundo.  Empezó tocando con un instrumento de semitonos pero cuando recibió un acordeón piano que le enviaron de Italia lo modificó y lo introdujo en Norteamérica en el Teatro Washington Square de San Francisco en 1909.

Deiro no se limitó a transcribir obras populares para acordeón sino que aumentó el repertorio con varias composiciones originales, entre las que figuran tres conciertos.  Su hermano Guido fue también un excelente concertista y actuó en toda América, Europa y Australia.

Una sobresaliente artista en éste campo es Carmen Carozza, protegida de Pietro Deiro.  Otro artista de origen italiano es Andy Arcari, quien durante la Segunda Guerra Mundial viajó mucho, tocando para las fuerzas armadas.  Su Concierto en Re menor para acordeón es la primera obra importante tocada por una orquesta sinfónica, en 1941.

Hay grandes músicos que no desprecian el acordeón.  Se cuenta que un día soleado, en Balboa, frente a la costa de California, se vio como varias embarcaciones de recreo rodeaban un bote en el que un hombre tocaba el acordeón.  Se detuvo junto a él un yate lujoso y un señor anciano invitó a subir a bordo al acordeonista para ejecutar algunos duos juntos.  Después de haber estado tocando durante media hora, el caballero del yate observó: "Parece que tiene usted muy buen oído.  ¿Puedo saber su nombre?"  El joven respondió: "Jascha Heifetz."  Era nada menos que el primer violinista del siglo XX.

Colofón

De una humilde membrana vibrando en el aire ha crecido una rica tradición musical.     
  




NOTAS


      
... del texto original (números entre corchetes):

[1]  En castellano "birimbao", en francés guimbarde

[2]  El alemán Karl Kratzenstein reclama haberlo inventado primero, pero las pruebas son muy endebles.

[3]  Descendientes del instrumento de Grenié son la aeolina, el terpodion, el elodicon y el aura.

[4]  Wheatstone fue luego coinventor del telégrafo eléctrico e inventor de un transmisor automático y de un grabador eléctrico.  También fue precursor en el estudio de la luz y del sonido.
 
[5]  Los modernos acordeones cromáticos pueden tener hasta 102 boquillas de agudos que cubren cinco octavas.  [El "cromático" es el de teclas, el "diatónico" el de botones.  Son los dos tipos básicos.]

[6]  Equivalente a 70 y 600 francos actuales, respectivamente.

[7]  Los registros comprenden: principal, contrabajo, acordeón, armonio, bandoneón, órgano, oboe, gaita, violín, clarinete y pícolo.



... y unas adicionales (números entre paréntesis):

(1)  No puede uno imaginarse exactamente a que se refiere el redactor del informe con la frase poética "el tiempo de los espíritus".  Habiendo pertenecido el fundador y director de la revista al bando republicano en la época de la guerra civil española (y funcionario del Gobierno), puede uno pensar que pudo ser agnóstico o ateo, como posiblemente todo el equipo redactor, en cuyo caso el sentido sería algo así como "la época en la que la mayoría de la gente creía en ridiculeces tales como los fantasmas y demás supersticiones", pero son suposiciones.  Siendo nieto de quien trajo la teosofía al país, resulta ser una actitud extraña a mi mentalidad.  Ver mi relato de la vida real sobre una aventura espiritista en http://transcripcionesreveladoras.blogspot.com/2013/01/la-muerte-de-alicia.html

(2)  El próximo informe será sobre éste instrumento.

(3)  El nombre del instrumento de B. Franklin en castellano es "armónica".  Fue un personaje de los que llaman "polifacéticos" --político, científico (físico), filósofo'--, e inventó el pararrayos luego de comprobar que los relámpagos eran un fenómeno eléctrico elevando una cometa hasta que se perdió de vista en una nube de tormenta, con lo que estaba exponiéndose a ser electrocutado.  La llave colgada en el cordel de la cometa echó chispas.  Descubrió que las descargas de los rayos son atraídas intensamente por varillas metálicas puntiagudas.

(4)  La transcripción al castellano debería ser "jandolina" porque en el idioma alemán la letra hache no es muda.

(5)  Ver mi nota # 6 en el curso de música

(6)  Es lo que ahora los ingenieros llaman "prototipo", el primer ejemplar, por consiguiente experimental, para ser sometido a pruebas y perfeccionado, de un nuevo artefacto.

(7)  Son años de sublevaciones revolucionarias en un siglo XIX que fue para Francia de mucha inestabilidad política y que André Maurois llamó "el siglo de las oscilaciones" porque el país pasaba bruscamente de la Monarquía a la República y de regreso a la primera y se pasó de la Primera, a la Segunda y por último a la Tercera República.  Actualmente están en la Quinta.  Viendo como algunos han advertido ya que la Unión Europea se va a desintegrar, por las tensiones internas, como el tal "neoliberalismo" anda promoviendo la destrucción definitiva del "Estado de Bienestar" y la pauperización de la clase media, la clase de la que se decía en la Antigüedad que salvaba las ciudades (de los efectos de las luchas sociales, por su moderación), y como la gente anda en lo que parece ser un ambiente prerrevolucionario, puede uno imaginarse ya eventos violentos que llevarán a la Sexta.  El Pastor David Wilkerson, en un mensaje titulado An Urgent Message, describe visiones de un futuro con ciudades en llamas en todo el mundo.  Todo parece ser atribuible a la disolución de la Unión Soviética, porque eso dio la excusa para volver a un darwinismo social que estamos viendo incluso en la China continental.  Ya no hay nadie que se conduela del "hombre menesteroso".  Se calcula que hay unos 35 millones siendo obligados a laborar en condiciones de esclavitud, incluyendo menores de edad, y la "trata de personas" es uno de los negocios ilícitos más lucrativos, junto con los de las armas, las sustancias sicoactivas ilegales y la fauna silvestre.      

(8)  Esa guerra duró unos 4 años, de 1.914 a 1.918.

(9)  Ver la nota # 2 de esta lista

(10)  No altera su volumen, o sea, su intensidad.  Ver mi nota # 31 del curso de música

(11)  Ver la nota # 5 de esta lista

(12)  Téngase en cuenta que son dólares de hace ya ( casi exactamente) medio siglo que hay que "traer a valor presente" (como dicen los economistas).  Además los precios varían mucho según la categoría.  Hay acordeones profesionales, de varios tamaños, para niños de diversas edades, para adultos, de botones o de teclas, de varias marcas, unas más prestigiosas que otras (la más conocida parece ser Hohner, alemana), y nuevos o de segunda mano, y estos últimos en diversos estados de conservación, como sucede con cualquier objeto usado (a algunos de los cuales debe hacerse algún ajuste, que puede ser insignificante o no).  

(13)  ¿¿El mismo Arcari que se menciona más adelante, con el nombre mal escrito aquí?? 

(14)   Es la capital del estado de Washington, que no sólo no tiene nada que ver con la capital, Washington, D.C., sino que además está en el costado opuesto de ese enorme país que son los EE.UU. y tiene costa sobre el Océano Pacífico.










    

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario