.................................................................

.................................................................

viernes, 1 de mayo de 2015

Las 7 humanidades










Es una cronología de la historia del planeta, pasada y futura, basada en el libro Contacto interdimensional  --  Los Guías hablan de nuevo, de Sixto Paz Wells (Errepar S.A., Buenos Aires, 1.994), que pareció necesario redactar porque la información está desperdigada por todo el libro.  Eso resulta confuso a menos que uno junte los pasajes complementarios.  Mi interés en el asunto de los extraterrestres (ETs) se inició siendo muy joven, a comienzos de los años 70, durante una de las oleadas periódicas de incidentes relacionados con los llamados "OVNIs". 


                                                                    portada del libro de S. Paz Wells

En esos días vivía en Bogotá otro de los intermediarios (o mensajeros)  más conocidos de los ETs, el ingeniero electrónico costarricense Enrique Castillo Rincón, que falleció en el año 2.013, y a cuyo curso gratuito de entrada libre pude asistir.  Lamento el hecho de que en medio de la profusión de vicisitudes de los últimos cuatro decenios que tuve que vivir desaparecieran muchas de mis pertenencias, incluyendo mi cuadernito de notas de dicho curso.  Tendrá que bastar con incluir en éste blogo, luego de la cronología, la transcripción de la grabación de dos documentales del Canal Infinito en los que hablan Castillo y otros intermediarios.  Puede verse ambos documentales en el sitio de YouTube.  Habrá que decir algunas cosas adicionales en la introducción a las transcripciones.

El autor, que tiene sitio propio en la Red, ya había escrito un primer libro, como lo sugiere el título del siguiente, por lo de "hablan de nuevo", pero no lo he podido conseguir.  

La Sociedad Teosófica, fundada en 1.875, habla más bien de las siete "razas raíz", pero es un concepo afín al de las siete humanidades: la tercera de dichas razas, la lemuria, o africana subsajariana, corresponde a la tercera humanidad, la cuarta o atlante a la cuarta humanidad.  La quinta raza raíz sería la aria, lo cual ha llevado a algunos a acusar a los teósofos de ser racistas y precursores del
nacionalsocialismo.  Es posible que los nazis se hayan inspirado en la literatura teosófica, pero tergiversándola para sus propios propósitos, tal como lo hicieron con los escritos de Nietzsche (http://transcripcionesreveladoras.blogspot.com/2013/01/no-soy-un-hombre-soy-dinamita-tras-las.html). 


El término "raza raíz" indica que de ella derivan varias "subrazas".  En la época de los primeros teósofos los eruditos suponían que había existido una raza "indoeuropea" en Asia Central que fue difundiéndose en varias direcciones y que cada oleada de emigrantes fue diferenciándose en su fenotipo y su cultura dando origen a distintas ramas de la raza inicial, pero eventualmente esta teoría fue descartada.  Ahora ninguno de ellos cree en eso y se explica las similitudes lingüísticas y de otra índole diciendo que fueron "préstamos" tomados de vecinos cercanos, no que hubo inicialmente una única cultura, pero la teosofía conserva esa versión de los hechos.  El término "indoeuropeo" señala los dos extremos de la difusión de la supuesta raza originaria.

Solamente de la raza raíz "aria" dan los teósofos una lista de sus varias subrazas: la egipcia faraónica (cuyo remanente son los coptos, que se cristianizaron pero siguen hablando el mismo idioma de los faraones, circunstancia que permitió a Champollion descifrar los jeroglíficos: sospechando que era lo que hablaban, se acercó a un templo copto que había en París y pidió a los sacerdotes que se lo enseñaran), la cretense o minoica, la persa, la latina o celta y la nórdica  (germanos y eslavos). 

Agregan que ya comienza a aparecer una nueva subraza, principalmente en el estado de California, pero también en Australia y Nueva Zelanda, y advierten que por eso es un error, como lo hacen algunos, llamarla "americana" (queriendo decir "estadounidense").  Si recuerdo bien, de las subrazas siempre surgen siete subrazas.  Nada se dice acerca de las de los "lemurianos", pero los africanos saben que hay varios tipos africanos bien diferenciados, y se sorprenden que, a pesar de la mezcla indiscriminada de todos ellos en sitios como los Estados Unidos, sigue viéndose ejemplares de los distintos tipos.  Lo que falta es que alguien logre distinguir siete tipos principales, suponiendo que hayan existido alguna vez.  

Puedo opinar con alguna autoridad sobre tales asuntos porque, aunque nunca fui teósofo, mi abuelo paterno fue quien fundó la primera logia teosófica en Colombia, a comienzos de los años 20, habiendo conocido la teosofía en Centroamérica, a donde había ido a dar huyendo de las persecuciones políticas luego de la Guerra de los Mil Días, una de las muchas guerras civiles de un país cuyos gobernantes nunca le han permitido vivir en paz (http://transcripcionesreveladoras.blogspot.com/2013/01/la-muerte-de-alicia.html).  Como decía el Presidente y Comandante Hugo Chávez Frías, se trata de "la oligarquía más sanguinaria de toda Latinoamérica".  Habiendo fallecido hace unos 15 años mi tía Corina, que fue ayudante de su padre en la administración de la logia, quedé con cuatro cajas de libros y folletos teosóficos.  Los teósofos nunca han hablado de seres "extraterrestres", pero sí de seres ultramundanos.  Ambas categorías se traslapan y confunden.


   

1.  El vecindario galácticoLa Vía Láctea tiene más de 400 mil millones de estrellas [1] y gira, junto con otras siete galaxias, alrededor de la de Andrómeda.  Ese conjunto de galaxias --nueve en total: una principal y ocho que son satélites suyos--, es lo que los astrónomos terrícolas llaman el "Grupo Local" [2].  Los extraterrestres (ETs) le dicen el "Universo Local".    (pp. 127, 191 y 306)

2.  Gobiernos central y regional y antigüedad de las visitas.  Bajo la guía de los 24 Ancianos, que son entes incorpóreos que constituyen el gobierno de nuestra galaxia (p. 127), varias civilizaciones ETs han estado visitando la Tierra desde antes del inicio del desarrollo del ser humano en ella (p. 119).  El gobierno del Grupo Local es el Consejo de los 9 de Andrómeda, en el que cada una de las galaxias satélite tiene su propio representante, incluyendo el de los 24 Ancianos (pp. 50-1 y 128).

3.  La Tierra como laboratorio de pruebas.  La Tierra ha sido sometida a varios experimentos genéticos y ha habido a) "hibridación" (cruces) entre ETs y terrícolas, b) colonización ET, c) "naufragios" de los viajeros espaciales y d) "deportaciones" (exilio en la Tierra) por conducta indebida (ver sección # 7: caso del primer deportado) [p. 120].

4.  Los primeros visitantes.  Los primeros en llegar, los Padres Antiguos, lo hicieron desde la Constelación del Cisne, cuando el océano era ácido.  Le agregaron formas de vida y con ciertas reacciones químicas lograron alcalinizarlos. [3]  Fueron la primera humanidad.  Eventualmente hubo hibridación con el ser humano en desarrollo y le impartieron conocimientos.  A estos visitantes se les denomina  la "Humanidad Antártica" porque se instalaron en bases submarinas en lo que hoy llamamos la "Antártida", que en esa época se encontraba en el ecuador [4].  Se fueron porque a) luego de intervenir había que esperar a que la Naturaleza obrara espontáneamente y b) el planeta seguía siendo geológicamente inestable y sus continentes eran excesivamente cenagosos, por lo que no podía albergar todavía a una civilización.  (pp. 119-20)

5.  La segunda visita.  Mucho después de esos primeros visitantes  llegaron, en la Era Secundaria [5], unos que colonizaron la zona septentrional.  Por eso se los llamó los "Hiperbóreos".  La Tierra seguía siendo inestable.  Fueron emigrando porque se temía el impacto inminente de un cuerpo celeste.  Al presentarse esa catástrofe había ya muy pocos.  Fue cuando casi todos los dinosaurios desaparecieron [6].  (p. 129)

6.  Los Elojim.  Durante el Terciario [7] llegaron siete ingenieros genéticos, que la Biblia llama "Elojim", para promover la aparición de seres humanos autóctonos.   (Los Elojim son una jerarquía inferior al nivel de los 24 Ancianos.  En un  tercer nivel están los Guardianes [o Vigilantes] y por último están los Guías [o Instructores].)  Anteriormente habían procurado reparar la devastación causada por el impacto antedicho.  Se quiso desarrollar, en el ambiente artificial de una enorme "nave invernadero" o "nave laboratorio" con plantas y animales traídos para establecerlos en la Tierra, agregándolos a las especies nativas, una variedad humana andrógina  con los primeros homínidos, proyecto que fracasó.  Hubo que retroceder al concepto inicial de sexos separados. [8]  (pp. 129-31)

7.  Expulsión del Jardín del Edén.  A esos que fueron antepasados  nuestros se les dijo que no consumieran ciertas plantas porque, siendo alucinógenas, les causarían daños físicos y mentales (síquicos).  Uno de los Elojim no estuvo de acuerdo con esa restricción porque consideró que sería una experiencia fructífera y los indujo a probarlas, habiéndose dejado convencer por el personaje ET que la Biblia llama "Lucifer", una entidad incorpórea.  Fue el primer caso de un consumo de sustancias sicoactivas (alteradoras de la mente).  Los otros seis, creyendo que había sido por iniciativa propia de los seres humanos, decidieron terminar con la tutela a la que los tenían sometidos y los echaron de la nave.  Es lo que la Biblia registra como la expulsión del Jardín del Edén.  Los rechazados, al quedar libres, descubrieron que había congéneres en el exterior y se mezclaron con ellos.  Al enterarse de que la idea había sido de uno de ellos, los Elojim le impusieron una sanción que fue dejarlo en la Tierra, con lo que se convirtió en el primer deportado.  Eventualmente regresaron para recogerlo y ver como avanzaba el desarrollo humano.  (pp. 131-3)

8.  La primera humanidad autóctona.  La tercera humanidad fue la lemuriana [9], la oriunda del África ecuatorial y la primera autóctona, enteramente terrícola, cuyo desenvolvimiento sucedió íntegramente en la Tierra.  Fue el resultado de los experimentos genéticos de los Elojim. (p. 303)

9.  La AtlántidaLos Guías que llegaron para supervisar el desarrollo humano cedieron a la tentación de mezclarse con seres humanos, de lo que resultó la cuarta humanidad [10], la de los atlantes, todos los cuales fueron llevados a unas islas del Océano Atlántico donde medró su civilización.  Se les dio información para la que no estaban preparados, la usaron indebidamente y eso condujo a su desaparición, en una catástrofe geológica. (pp. 68, 127 y 304)

10.  Rebelión en Orión.  Dos civilizaciones recibieron el encargo de organizar la última etapa del desenvolvimiento humano.  Una procedía de la Constelación de Orión, la otra de las Pléyades [11], en la de Tauro.  Algunos de la primera manifestaron su renuencia a venir en misión a la Tierra.  Esta rebelión condujo a una guerra civil  oriónida y los rebeldes fueron sometidos y obligados a efectuar la tarea asignada.  Inicialmente obraron con eficiencia, pero luego comenzaron a presentarse como dioses a quienes se debía venerar y establecieron un vínculo entre los seres humanos y el nivel inferior del Más Allá, donde habitan seres malévolos que absorben su energía vital.  Los de Orión, que en su mundo vivían miles de años, envejecieron, murieron, quedaron atrapados en dicho nivel y desde ahí nos agreden.  Los oriónidas que no participaron en la rebelión se establecieron en Ganímedes [12], desde donde obran como Instructores.  (pp. 304-5)

11.  La Gran Hermandad BlancaPara contraponerse a los oriónidas convertidos en demonios en la Tierra se envió a un grupo de 32 seres de sendas civilizaciones ETs que aterrizó en el Desierto de Gobi (en Mongolia) y estableció un mundo subterráneo llamado Agjarta, sede de la Gran Hermandad Blanca de la Tierra (p. 305).

12.  Los hebreos.  Los de las Pléyades fueron quienes se comunicaron con los profetas hebreos (pp. 135, 205).  No hubo ningún Pueblo Elegido: lo que se eligió fue la Tierra y sus habitantes. [13] (p. 124)





NOTAS

[1]  La ciencia actual es incapaz de hacer un censo preciso de las estrellas de la Vía Láctea porque el total depende de demasiados factores (o "variables", en términos más científicos), y no solamente no se las puede contar una por una, por ser tantas, sino que además ni siquiera se puede tomar una muestra representativa (o "típica") para fines estadísticos porque el polvo interestelar absorbe demasiada luz, lo cual impide penetrar con instrumentos ópticos en la galaxia.  Se asume que debe haber entre 200 y 400 mil millones.  Esto es un poco decepcionante.  ¡El límite superior del cálculo duplica el inferior!  Con la diferencia se podría armar toda una galaxia de buen tamaño, o varias galaxias enanas. 

[2]  La astronomía de los terrícolas ve un conjunto mucho más complejo con sus componentes interactuando de otra manera, sin que pueda afirmar todo lo relacionado con esto con una certeza absoluta.  Nos asegura que el conjunto tiene más de 30 miembros, y que los que predominan, por su tamaño, son la Vía Láctea y la Galaxia de Andrómeda, cada una con sus propios "satélites", sin que eso signifique que los satélites están en órbita alrededor de ellas.  Piensan que esas dos galaxias se están aproximando la una a la otra y que eventualmente se encontrarán y se fundirán formando una sola galaxia.     

[3]  Esto concuerda con los datos de la ciencia actual, que considera que el pH del océano primordial pudo estar estar entre 6 y 7.  Actualmente su valor es de 8,1.  La escala que mide la concentración de iones hidrógeno (protones) e iones OH es de 14 unidades.  Cuando predominan los primeros la solución es ácida, y cuando lo hacen los otros es básica (alcalina).  Las soluciones con un valor de 7 son neutras, las ácidas tienen valores inferiores a ese y las básicas valores superiores.  Esto significa que el agua salada es ligeramente alcalina, por obra y gracia de los Padres Antiguos, pero la emisión excesiva de bióxido de carbono por la combustión de carbón, petróleo y sus derivados y gas natural está acidificándola y deshaciendo su obra alcalinizadora.  Los océanos, como la vegetación, son como un "sumidero" de ese gas, que se disuelve en ellos en cantidades enormes (un tercio de esas emisiones).  Esto es una amenaza para los organismos marinos con partes duras de carbonato de calcio, como los corales y los caracoles, porque dificulta la formación de dichas estructuras, para las cuales el medio se está convirtiendo  en corrosivo.    

[4]  Con eso nos confirman la veracidad de la teoría de Alfred Wegener de la "deriva continental" o la "tectónica de placas", que realmente ya no necesitaba tal confirmación por parte de los ETs porque en los últimos cuatro decenios se ha ido acumulando una serie definitiva de pruebas.  En mi época escolar, en los años 50 y 60, solamente los geólogos sabían acerca de esa teoría, que era considerada como una extravagancia.  Ahora todo el mundo ha oído hablar de como los continentes cambian de sitio lentamente. 

[5]  En la cronología geológica la Era Secundaria o Mesozoico es la antepenúltima  (la tercera de cinco), abarca unos 165 millones de años y terminó hace unos 65 millones de años, en la época de la desaparición de los dinosaurios. 

La segunda era, la Primaria o Paleozoico, que es la anterior a la Secundaria, duró unos 340 millones de años, y la primera, la Arcaica o Arqueozoico, fue la más larga: aproximadamente los primeros 4 mil millones de años, mientras que a todas las otras cuatro corresponden meramente los últimos 500 a 600 millones de años, período relativamente corto (no llega ni a los mil millones) en la vida del planeta, en términos geológicos.  Lista completa de las eras con sus respectivos límites, en millones de años (se debe agregar seis ceros a cada cifras):

Arcaica            4.500 - 570 
Primaria           570 - 230
Secundaria       230 - 65
Terciaria            65 - 2
Cuaternaria       2 - presente 

Los métodos relacionados con el período de desintegración (half-life o "media vida" en inglés) de los isótopos radiactivos de ciertos elementos químicos han permitido determinar la edad de la Tierra, que es de unos 4.500-4.600 millones de años.  Es aproximadamente la misma del Sistema Solar.  Según la teoría actual de la evolución estelar una estrella del tamaño del Sol tiene una duración de unos 10 mil millones de años, así que el Sol ha vivido ya la mitad de su existencia.

[6]  Sucedió hace 65 millones de años.  Inicialmente, hace unos 30 años, se creyó descubrir que fue por el impacto de un cuerpo celeste, pero ahora se piensa que eso fue apenas uno de varios factores que contribuyeron a su extinción.  Además ahora se dice que realmente no desaparecieron, por lo menos en cierto sentido, sino que se transformaron y se convirtieron en aves.  Las primeras aves eran como lagartos emplumados incapaces de volar que lo que hacían era planear de un árbol a otro, y tenían dientes.  Eventualmente su aleteo se convirtió en vuelo impulsado autónomo, no ya meramente pasivo como el de los avioncitos de papel plegado.   

[7]  La Terciaria o Cenozoico, la cuarta y penúltima era, tuvo una duración de unos 63 millones de años (ver nota # 5) y terminó hace unos dos millones de años, cuando según la ciencia actual aparecieron los primeros homínidos.  La actual es la Cuaternaria o Neozoico, y de esta han transcurrido entonces sus primeros dos millones de años.

[8]  En la obra de Platón titulada "Simposio" Aristófanes describe una época en la que había tres tipos de seres humanos --mujeres, hombres y andróginos--, pero luego los terceros fueron separados y es por eso que ahora casi todos sienten la necesidad de encontrar una pareja del sexo opuesto, para volver a sentirse completos.  ¿Es esto una reminiscencia del experimento genético que fracasó?

[9]  Lemuria fue supuestamente un continente que desapareció como lo habría de hacer luego la Atlántida.  Su existencia fue propuesta por un zoólogo en el siglo XIX para explicar la fauna extraña de Madagascar, y luego la idea y el nombre, derivado del de los lémures, un grupo de primates, pasó al ámbito esotérico.

[10]  Sería aparentemente la mezcla de la variedad desarrollada en la "nave invernadero" con quienes encontró en el exterior.  Según la medicina forense hay tres tipos humanos básicos: el negroide, el mongoloide y el caucasoide.  ¿Son, los últimos dos, sobrevivientes de la catástrofe de la Atlántida?  La quinta sería la mezcla actual.  De la sexta se dijo esto al autor:  "La sexta humanidad sufrirá los dolores de su nacimiento en el embate final de las fuerzas de la oscuridad (…) y triunfará (…) [p. 50]."  También habrá una séptima humanidad.  En la transición de una a otra siempre se presentan catástrofes geológicas.  Los seres humanos de las primeras dos no tenían cuerpo físico. 

La primera alusión a la Atlántida aparece en dos de los diálogos de Platón, pero su fuente fue la casta sacerdotal egipcia.  Entre las fuentes más recientes está el vidente Edgar Cayce.  Su hijo reunió todos los mensajes de Cayce relacionados con la Atlántida en un libro (Edgar Cayce on Atlantis, Paperback Library, Nueva York, 1.968).  Cayce contradice la versión de Platón (p. 28): no fue un único evento lo que destruyó el continente de los atlantes.  Más bien fueron por lo menos tres, con intervalos prolongados entre uno y otro, y en las tres ocasiones fue algo de meses e incluso de años, no de pocos días.  Eso permitió que muchos huyeran oportunamente, tanto a América como a África y a Europa.  

[11]  Son un cúmulo estelar abierto a unos 440 años luz de distancia que desde la Tierra aparece como una mancha pequeña en la que los de buena agudeza visual distinguen seis o siete estrellas, pero en realidad son miles.  Su nombre está relacionado con las siete hermanas de la mitología griega, hijas del titán Atlas y la nereida Pleione.  En japonés lo llaman "Subaru".  Es por eso que el emblema de la marca japonesa de automóviles de ese nombre es una serie de seis estrellas.  El otro tipo de cúmulo estelar es el globular, que es mucho mayor y tiene forma esférica.

                      

                                                             Emblema de la empresa automotriz Subaru


[12]  Es una de las lunas de Júpiter.  En mi juventud, a comienzos de los años 70, me fascinó un libro titulado Yo visité Ganímedes, de un Yosip Ibrahim peruano del que luego se supo era un impostor.  En ese libro pronosticaba una guerra mundial para el año 1.975.  Escribió una secuela titulada Mi preparación para Ganímedes, pero éste resultó ser tan insípido y simplón que su lectura fue casi como una tortura.  Lo de que "nunca segundas partes fueron buenas"  se cumplió rigurosamente en éste caso.  Podría afirmarse que con Sixto Paz W. Perú reparó el daño hecho por el falso intermediario de los ETs.    


[13]  Mucho dijeron los ETs al autor acerca del pueblo hebreo de la Antigüedad.  
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario